NO LONGER WITH US

Sara

La encontraron con las patas atadas a la puerta de la casa de quien la explotaba por sus huevos, para que alguien se la llevara y comiera, o para que la devorasen los perros.

Su suerte cambió cuando quienes la encontraron le cortaron las cuerdas y metieron en su coche para ponerla a salvo.

Sara tenía las alas y el pico muy recortados, para impedir que se escapase y comiera sus huevos. Desconfíaba mucho de las humanas y con razón, por cómo la habían tratado durante su anterior vida.

Tenía un plumaje precioso, combinando marrones, negros y verdes, resaltando el rojo de su cresta, lo que la hacía preciosa a la vista. Era una gallina muy especial tanto por dentro como por fuera, con carácter, pero también simpatía con el resto de gallinas.

Pero la puesta de huevos le pasó factura a los años de estar con nosotras, y tras una visita al veterinario, nos comunicaron que su aparato reproductor estaba muy delicado y débil, y si volvía a poner huevos moriría.

Comenzamos a ponerle implantes hormonales para que dejase de poner, y durante unos meses fue genial, se encontraba bien, con ánimo, pero al tiempo empeoró, y aunque la hospitalizamos, finalmente falleció por su estado de salud.

Do you want to be part of his/her life?

From 12€ per month.

More about

Sara

If you want to collaborate with us but you live far away, you can support us economically