NO LONGER WITH US

Sandía

Sandía llegó al santuario por sorpresa, siendo una polluela, que tuvo la suerte de ser acogida por Jackie y Free, las dos palomas que vivían por aquel entonces en el santuario.

De ellas aprendió cómo sobrevivir, y tener la suerte de poder volar, no como su mamá y papá adoptivos, además de crecer con Melón, otro polluelo.

A los pocos meses de mudarnos, una de las ovejas se coló en el parque de las palomas, y Sandía de lo asustada que estaba se metió en la charca, durante bastante tiempo, cosa que le trajo graves consecuencias.

Se resfrió, y durante semanas estuvimos cuidando de ella, con un tratamiento, alimentándola por sonda, proporcionándole calor para que mejorase, pero no fue así.

Llegó un punto en el que ya no podía más, y lo supimos porque aunque se encontrase flojita, se ponía contenta al comer, intentaba acicalarse... Pero al cambiar esto, nos quería decir que ya no iba a salir adelante.

La pequeña falleció una noche junto a nosotras, calentita, acompañada, y sabiendo lo que era ser tratada con cariño y respeto.

Vuela alto Sandía.

Do you want to be part of his/her life?

From 12€ per month.

More about

Sandía

If you want to collaborate with us but you live far away, you can support us economically