SHEEPS

Barry

Junto a él, 3 bebés más llegaban al santuario en 2017 en un estado lamentable, con diarrea, famélicos, desnutridos, sin saber tomar bibe... Procedían de un hombre mayor que tenía ganado, y adquirió bebés recién nacidos para después venderlos. A los días el hombre enfermó y no pudo hacerse cargo de los más pequeños, muriendo lamentablemente 2 de ellos de hambre y frío.

Lamentablemente y por no hacer todo lo posible el veterinario por los 2 bebés más pequeños, Élan y Walter murieron a causa de deshidratación y E. Coli.

Una mañana Barry se desplomó en el suelo, apenas podía andar sin caerse, estaba muy débil. Fuimos corriendo a otro veterinario (obviamente), y le pusieron una vía, y durante 2 días sobrevivió con fluidoterapia cada hora. Después le poníamos bolos de suero subcutáneos, y finalmente se lo dábamos oral. Con la pérdida tan reciente de los más peques, teníamos mucho miedo de que Barry tuviese el mismo destino, pero por suerte luchó como un campeón todos los días, y cada vez tiene más fuerza y vitalidad.

El hambre nunca la perdió, algo muy característico de él, y por ello sabíamos que pedía que luchásemos a su lado. Era  un bebé muy cariñoso, que le encantba tomar bibes, jugar y robarle comida a los mayores.

De todo lo vivido, le quedaron secuelas, y aunque fue creciendo, no llegó a alcanzar un tamaño acorde a sus características, pero es lo de menos.

Vive feliz, rodeado de cariño y respeto de toda su familia interespecie.

Do you want to be part of his/her life?

From 12€ per month.

More about

Barry

If you want to collaborate with us but you live far away, you can support us economically